Prevención: Cáncer de Cervix

¿QUÉ ES EL CÁNCER DE CERVIX?
El cáncer de cuello uterino se origina en las células que revisten el cuello del útero. El cuello del útero es la parte inferior del útero (la matriz). Algunas veces se le llama cérvix uterino. El cuerpo del útero (parte superior) es el lugar donde se desarrolla un el feto. El cuello uterino conecta el cuerpo del útero con la vagina (el canal por donde nace el bebé). La parte del cuello uterino más cercana al cuerpo del útero se llama endocérvix. La parte próxima a la vagina, es el exocérvix (o ectocérvix). Los dos tipos principales de células que cubren el cuello del útero son las células escamosas (en el exocérvix) y las células glandulares (en elendocérvix). El punto en el que estos tipos de células se encuentran se llama zona de transformación. La ubicación exacta de la zona de transformación cambia a medida que envejece y al dar a luz. La mayoría de los cánceres de cuello uterino se origina en las células de la zona de transformación.

Estas células no se tornan en cáncer de repente, sino que las células normales del cuello uterino se transforman gradualmente en cambios precancerosos, los cuales se convierten en cáncer.

El desarrollo del cáncer cervical generalmente es muy lento y comienza como una afección precancerosa llamada lesión intraepitelial de bajo y alto grado. Esta afección se puede detectar por medio de una citología vaginal y es 100% curable.

¿CÚALES SON LOS SÍNTOMAS QUE SE PRESENTAN?
Las mujeres con cánceres de cuello uterino en etapa temprana y precánceres usualmente no presentan síntomas. Los síntomas a menudo no comienzan hasta que un precáncer se torna en un cáncer invasivo verdadero y crece hacia el tejido adyacente. Cuando esto ocurre, los síntomas más comunes son:

  1. Dolor durante las relaciones sexuales (coito vaginal).
  2. Una secreción vaginal inusual (la secreción puede contener algo de sangre y se puede presentar entre sus periodos o después de la menopausia).
  3. Sangrado vaginal anormal, tal como sangrado después de sostener relaciones sexuales (coito vaginal), sangrado después de la menopausia, sangrado y manchado entre periodos y periodos menstruales que duran más tiempo o con sangrado más profuso de lo usual. El sangrado después de una ducha vaginal o después del examen pélvico es un síntoma común del cáncer de cuello uterino, pero no de precáncer.

¿A QUÉ EDAD DEBO COMENZAR A REALIZARME CHEQUEOS DE PREVENCIÓN?
Una manera bien comprobada para prevenir el cáncer de cuello uterino consiste en hacerse pruebas de detección para encontrar precánceres antes de que se tornen en cánceres invasivos. La prueba de Papanicolaou y la prueba del VPH (virus de papiloma humano) son las pruebas usadas para esto. Si se encuentra un precáncer, se puede tratar al detener el cáncer de cuello uterino antes de que realmente comience. Debido a que la vacuna del VPH no provee protección total contra todos los tipos de VPH que pueden causar cáncer de cuello uterino, no puede prevenir todos los casos de cáncer cervical. Por esta razón es muy importante que las mujeres continúen haciéndose las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino, incluso después de haber sido vacunadas. La mayoría de los casos de cáncer invasivo de cuello uterino se detecta en mujeres que no se han hecho pruebas detección con regularidad.

¿CADA CUÁNTO TIEMPO SE RECOMIENDA REALIZAR CHEQUEOS PREVENTIVOS?
La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que las mujeres sigan estas guías para ayudar a encontrar temprano el cáncer de cuello uterino. Estas guías también pueden ayudar a encontrar precánceres, los cuales se pueden tratar para evitar que se origine el cáncer de cuello uterino. Todas las mujeres deben comenzar las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino a la edad de 21 años. Las mujeres de 21 a 29 años deben hacerse la prueba de Papanicolaou cada 3 años. La prueba del VPH no se debe usar como prueba de detección en este grupo de edad (se puede usar como parte del seguimiento de una prueba de Papanicolaou con resultado anormal). A partir de los 30 años, el método preferido de detección consiste en una prueba de Papanicolaou combinada con una prueba de VPH cada 5 años. A esto se le llama prueba conjunta y debe continuar hasta los 65 años. Otra opción razonable para las mujeres de 30 a 65 años consiste en realizar solamente la prueba de Papanicolaou cada 3 años.

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR EL CÁNCER DE ÚTERO?
Hay vacunas disponibles para protegerse contra las infección con el VPH. Todas estas vacunas ofrecen protección contra la infección de los subtipos 16 y 18 del VPH. Algunas también pueden ofrecer protección contra la infección de otros subtipos del VPH, incluyendo algunos tipos causantes de verrugas anales y genitales. La vacunación rutinaria contra el HPV para las chicas y los chicos debe comenzar a la edad de 11 o 12 años. Las series de vacunas se pueden iniciar tan pronto como a los 9 años de edad.También se recomienda la vacunación contra el VPH para las chicas de 13 a 26 años y para los chicos de 13 a 21 años de edad que no las hayan aún recibido, así como a quienes ya las comenzaron, pero que no han completado las series. Los hombres de 22 a 26 años de edad también pueden ser vacunados.

CONSEJO MÉDICO
Lo mejor es revisarse por su ginecólogo de confianza mínimo una ves al años para realizar su citología, revisión ya que en nuestra sociedad la progresión a un cáncer cervical es muy rápida. También hay algunas medidas que puede tomar para prevenir los pre-cánceres, tales como:
1. Evitar la exposición al VPH
2. Vacunarse contra el VPH
3. No fumar
4. Citología anual



Dr. José Palomo
Ginecólogo - Oncólogo / Mastólogo

Compartir Artículo: