Ambiente saludable para trabajar en casa

Por: Lic. Ekatherina Theodoracopulos

Actualmente trabajar desde casa, también llamado trabajo remoto  ó home office – ha surgido como la alternativa para las empresas, que en esta situación de aislamiento,  están aprovechando la tecnología para mantener su productividad y así mismo propiciar al colaborador el beneficio de realizar el trabajo desde su propia casa como una alternativa a la oficina.

Resulta interesante, que los asociados que han debido estar realizando su trabajo desde casa, se sienten bien, se percibe mayor flexibilidad, menos estrés y por lo tanto mayor productividad. No todo el mundo puede ser productivo fuera de la oficina, hay personas que resultan ser más independientes y enfocadas que otros, el entorno laboral formal (uniforme, hora de llegada, escritorio, la presencia del jefe, etc) genera cierta presión para presentar el trabajo en el tiempo estipulado, pero en casa – dependiendo el caso de cada quien – puede haber elementos de distracción difíciles de manejar.

Por esto es importante crear un ambiente saludable para trabajar en casa, para ello hay que tomar en cuenta que el hecho que trabajará desde casa no es lo mismo que mientras esté en casa aprovechará un rato para dedicar al trabajo al que habitualmente le dedica todo el día. Comprometerse con esta perspectiva le permitirá  organizar su ambiente y horario de trabajo de la manera mas productiva y saludable posible, evitándose el estrés que proviene de sentirse que está en casa con los quehaceres propios del hogar y familia pero además cumplir con la carga laboral.

Si se lo piensa con cuidado, el día – día resulta estresante por esa lucha contra el tiempo, es por eso que una de las estrategias es:  reajustar los segmentos de tiempo que dedicaba a todos los preparativos antes de salir al trabajo, la movilización hasta la oficina, el tiempo de almuerzo, de manera a mantener la disciplina en cuanto al tiempo, lo único que ha cambiado serán la actividades, es decir el tiempo que toma levantar a los niños, vestirles, darles desayuno y trasladarlos a escuela, podría ser utilizado para actividades domesticas, diseñar y programar las actividades de los niños/adolescentes - quienes probablemente ya tendrán la rutina que sus escuelas han diseñado para ellos, ese mismo recurso de tiempo, reacomodarlo. Esta sería la clave para evitarse dosis de estrés por falta de tiempo.

Recomendaciones:

  • Establecerse límites a sí mismo  (horario de sueño – dormir y despertar, horario de comida, vestuario, inicio de actividad laboral, espacio de tiempo dedicado a entretenimiento) 
  • Definir tiempo que va a dedicar para compartir con los miembros de la familia (temprano antes de iniciar la jornada laboral, a media mañana, durante el almuerzo, un receso por la tarde y al finalizar la jornada diaria). Este tiempo es importante definirlo porque trabajar desde casa puede suceder que se mezcla el tiempo de trabajo con la atención a la familia o bien irse de cabeza con el trabajo y olvidarse que tiene familia.
  • Organizar un espacio físico de trabajo. Se trata cuidar no trabajar en la cama o cualquier otro lugar diluya la formalidad de un ambiente laboral.
  • Hacerse de un horario de trabajo, con sus descansos correspondientes y además para los miembros de la familia (niños y sus actividades académicas).
  • Ser flexible cuando se presente alguna interrupción por situación domestica que se deba atender.

Con todo esto no se trata de obviar la incomodidad que ha traído consigo esta situación de pandemia, la ruptura de la forma de vida, la preocupación por un posible contagio, pero es importante aclarar que si esta situación hace que la persona se desborde en ansiedad y se le siga haciendo difícil manejar su vida, relaciones y trabajo se recomienda busque apoyo en un profesional de la salud.


Compartir Artículo: